Si, se que hace poco publique un post relacionado con otra canción de bunbury, De mayor. No puedo evitarlo, simplemente este artista se apodero de mi mente con sus letras y su música. Se la pasa cantando en mi cabeza, mientras yo lo sigo con mi voz. Esto permite que mucha gente me mire raro (ese es el momento en el que canto mucho mas bajo) cuando me permito apreciar que no hay nadie viéndome o por lo menos no siento una mirada intensa diciéndome “caaaallate, me vas a hacer sangrar los oídos” (quien sabe, capaz y se esta preguntando que canción es esa, porque lamentablemente en Chavelandia se escucha mas Reggaeton que la buena y verdadera música) procuro cantar mas alto para mi diversión. Como mi itunes esta malo (tengo que volver a instalar el windows) pues no la puedo escuchar en mi ipod ya que no tengo forma de actualizarlo. Pero no se preocupen que tengo buena memoria y mi mente la reproduce muy bien (dentro de lo que cabe). Sin mas, les dejo la canción para que la disfruten, si, esta vez si la pueden disfrutar y no ser parte de las pobres almas en pena que me escucharon cantar (no puedo ser perfecta en todo)

Aqui les dejo la letra a ver si pueden cantarla mejor que yo, lo cual no es muy difícil de lograr jajajaj.

Todo valió, un zarpazo al corazón

disimulo, no hay delator

palpitación,

encontrar lo que busqué

trocitos de sospecha, siete siglas de papel
¿quién pudo ser? quiero que seas tú

¡dímelo! ¡dímelo una vez!…

¡por clemencia!, por favor

¡dímelo!, confiesa…
tal vez no existas

ante la duda un sueño

¡cariño! ¡mi vida! criatura de rubí

tal vez no fuíste… ¡dímelo!
ese recorte en verso

división con diestra

cada frase con sigilo,

¡sí! cae triste melodía

y no existe huella y tu carta me nubló…
¿quién pudo ser? quiero que seas tú

¡dímelo! ¡dímelo una vez!…

fue una burla, por favor

¡dímelo!, confiesa…
tal vez no existas

ante la duda un sueño

¡cariño! ¡mi vida! criatura de rubí

¿qué puedo hacer sin tu rigor?
esa ternura incierta

aunque me muera en ella

cada frase con sigilo,

¡sí! cae triste melodía

y no existe huella y tu carta me nubló…
no, aunque no deba suplicarte

ven, dímelo una vez

no, aunque tal vez deba indignarme

hazlo otra vez
y aunque sea sólo un gesto

un guiño, sólo un beso

inténtalo una vez

antes de cada cita

mi deseo es que me digas…

¡sí!
¿quién pudo ser? quiero que seas tú

¡dímelo! ¡dímelo una vez!…

¡por clemencia!, por favor

¡dímelo!, ¡dímelo!
¿quién pudo ser? quiero que seas tú

¡dímelo! ¡dímelo una vez!…

fue una burla, por favor
Tal vez no existas,

ante la duda un si

Anuncios