Ya habrán leído EL LUNES y EL MARTES, Ahora se pueden reir con mis patoaventuras del dia:

MIÉRCOLES

Me levante temprano, estuve estudiando y luego me dirigí a la universidad, que en otras ocasiones he dicho que queda lejos. Me voy a montar en el bus y solo quedaban dos puestos, uno en el ultimo asiento que es el mas incomodo y otro al lado de un negrito no muy agraciado físicamente y tenia unas ropas muy feas puestas, no quería sentarme a su lado pero me daba fastidio ir incomoda atrás o esperar el otro autobús a que se llenara. Me regaño a mi misma por no quererme sentar al lado de esa persona que era un ser humano como todos y que con la ironía de la vida, seguro es una buena persona y me termina robando algún blanquito en traje con corbata. Me siento a su lado y el autobús arranca. Veo que esta leyendo un libro pequeño, que normalmente siempre son pequeñas biblias o d alguna religión. Mas aun me sigo regañando a mi misma que como había podido haber pensado mal del hombre que al parecer es un religioso dedicado aunque no lo demuestre en la forma de vestirse. Estaba leyendo muy inspirado y me llamo la atención y leo la primeras dos líneas del libro pequeño que decían:

“Cuando una mujer ve un pene

Lo primero que hace es tocarlo, después olerlo… (…)”

En ese preciso momento, el hombre paso la pagina y siguió leyendo, inmediatamente voltee al otro lado, el siguió leyendo, me miro y siguió leyendo. Sentía demasiado asco, repulsión, tenia ganas de gritar. NO QUERIA ESTAR AL LADO DE ESE TIPO NI POR UN SEGUNDO MAS. Tenia ganas de irme parada durante todo el camino pero se iba a ver muy sospechoso que fuese parada teniendo ese puesto para mí.

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡AAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHH!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Grite mentalmente, me daba demasiada repulsión, estar al lado de ese ser, me quería morir, lanzar por una ventana. Estaba esperando que alguien se bajara para sentarme en ese puesto. A mitad de camino alguien se bajo pero una persona que iba parada, se sentó en ese puesto. Me dije a mi misma que podía ser algún chiste, un mal entendido, pero el hombre seguía con su lectura muy seriamente mientras tomaba una pausa y volteaba a verme y seguía leyendo. Ni me quería imaginar lo que pasaba por su mente al verme, eso simplemente aumentaría más aun mi repulsión que había alcanzado niveles máximos. Mas adelante, se bajo alguien y me senté mucho mas adelante y lejos de ese hombre. Al lado tenia un muchacho lindo, bien vestido y que no tenia ningún libro pequeño en sus manos. Me sentí mucho mejor, incluso protegida por aquel extraño hasta que termino la travesía y llegue a la universidad. Gracias a dios

Anuncios