concierto, incubus, gira

Llego el tan esperado momento, el retorno de Incubus a Venezuela. Iba a poder disfrutar nuevamente de la banda californiana sin los anexos que no me interesaban escuchar cuando vinieron por primera vez en el Caracas Pop Festival en el 2005. Mi hermana es en su defecto la fanática oficial, yo conocí la banda por ella y al final también me termino fascinando. No se puede negar que son absolutamente excelentes tanto sus canciones, su estilo y su música, todo el conjunto, arma un cóctel exorbitante. Iba a ir al concierto con mi hermana, su cuñado y la novia iban a ir al concierto también y se fueron muy temprano al poliedro a hacer la cola. Nosotras fuimos a comer, sacamos dinero en el cajero y nos dirigimos al poliedro de caracas, durante todo el camino estuvimos buscando canciones de incubus en un CD pero no aparecían y justo cuando estamos pasando el arco del poliedro con los vendedores en la entrada con las camisas de Incubus, en ese preciso instante, después de tanto buscar la canción que tanto esperábamos de Incubus, se acaba la reproducción actual y comienza la canción “Wish You Were Here”. Sentí que todo pasaba lentamente, fue la introducción perfecta para lo que seria una maravillosa velada. Nos estacionamos muy rápidamente y proseguimos a conseguirnos con nuestros amigos que tan fervientemente habían llegado muy temprano para hacer la cola. Nuestras entradas eran lo más cercana a la tarima posible. En la arena, pero para estar justo en frente había que llegar muy temprano para ser de los primeros en la cola y poder agarrar un muy buen puesto. Gracias a los amigos de mi hermana que se fueron muy temprano, estábamos a una muy buena altura de la cola. Estuvimos mucho tiempo en la cola y me dieron muchísimas ganas de ir al baño, ya estábamos cerca de entrar pero la cola no se estaba moviendo. Los baños estaban muy cerca y me dirijo a ellos. Como siempre (no se si será solo en Venezuela) pero la cola del baño de las mujeres era kilométrica. Me encontré a un muy buen amigo de la universidad y me comenta que ellos son once personas y están más atrás con una pancarta. Yo muy emocionada le digo que nos vemos adentro y nos despedimos y me dirijo a hacer mi cola, cuando iba por la mitad observo que la cola de las entradas están acomodando a la gente. Asustada de que comenzaran a pasar a las personas me quedo observando la cola de las entradas rogando que no se movieran, en dado caso de que observara el menor movimiento, salía corriendo a mi puesto. Veía que seguridad iba acomodando la fila para dejarlos entrar rápidamente, hasta que se desocupo un baño. Era el lugar mas cochino que había entrado, pero hice mis necesidades sin tener ningún tipo de contacto con nada y corrí a la fila. Inmediatamente que me ubique en mi lugar, comenzó a entrar la gente. Sentía la emoción dentro de mi, caminábamos muy rápido, trotábamos, casi corríamos, la energía corría por nuestro cuerpo, ya íbamos a entrar, queríamos agarrar los mejores puestos. Me revisa la chica de seguridad, obviamente metiéndome mano por todas partes (rogué que no fuera lesbiana) y entre al recinto. Prácticamente estaba vacío, éramos de los primeros y agarramos nuestros puestos de segundos con respecto a la baranda. Mire al escenario. Estaba tan pero tan cerca de el, me imagine que pronto estaríamos frente al concierto, ante Incubus. Mire que del lado de donde me encontraba de la tarima, era el puesto de la guitarra. SIIIIIIIIIIIIII iba a tener a Mike muy cerca de mí. Se comenzó a llenar y cada vez entrada mas gente, eran las 5:00 PM y el concierto comenzaba a las 8:30, tendría que estar tres horas y media parada para no perder mi puesto justo al frente del guitarrista. Lo bueno de estar en ese tipo de conciertos es que ponían muy buena música de rock pero cuando pusieron una de Limb Bizkit llamada “My generation”, la multitud se emociono y comenzaron a empujar como nunca. Nosotras decididas de que no nos movíamos de allí, nos agarramos fuerte de la baranda y empujábamos para atrás, ningún idiota nos iba a quitar nuestro puesto. Delante de nosotras estaban unos maracuchos que resultaron ser muy simpáticos y prácticamente nos volvimos íntimos amigos puesto que la ausencia de espacio era tan extrema que hasta hicimos un hijo jajajaja. Seguimos esperando y esperando, el tiempo pasa muy lento cuando estas rodeado de una multitud, parado, con mucho calor y sin espacio personal. A las 8:45 Apagaron las luces y vi a Dj Kilmore ponerse en su puesto, grite de la emoción todo lo que pudo mi garganta. Inmediatamente vi salir la gloriosa figura de mi dios orgásmico con guitarra… Vaya, ese blanquito si que me encanta. Seguido del baterista, el bajista y por supuesto Brandon…

Inmediatamente escucho el inicio de la canción “Quicksand” El publico enloqueció, los que estaban a mi alrededor también y sin duda yo también. No creía tenerlos tan cerca, estaban a tan solo tres metros de mí. Sentía que era de mentira, que lo estaba viendo en un video en mi casa. Pero el calor, el sudor, la emoción y el sentimiento que se vivía, me recordaba que era verdadero. Continuaron con Kiss to send us off volviendo loca a toda la multitud, saltaba, gritaba y cantaba como nunca. Siguieron con Wish You Were Here, Nice to Know You y Anna Molly. En ese momento sentía el sudor de los demás y el mío, ya no sabia cual era mi sudor y cual era el de los que me rodeaban pero no importaba. Me había dicho a mi misma que era como el metro, muchos extraños reunidos y muy pegados, pero no, era distinto. No nos conocíamos, pero todos habíamos venido a ese recinto con un solo objetivo y lo estábamos disfrutando al extremo. Ya no era sudor, era un ingrediente para el perfecto cóctel explosivo de esa noche mágica. Siguieron con la canción Stellar que sin duda me encanta. Yo le gritaba a mike que lo amaba y el miraba a donde nos encontrábamos y sonreía (wowww que bello) Le pedí al chamo que estaba delante de mi que me regalara uno así y que prometia cuidarlo muy bien, era demasiado bello y en persona, mas sexy aun. En ese momento Brandon se había quitado la camisa que tenia puesta y ya solo tenia una franelilla que dejaba más o menos ver su cuerpazo. Siguieron con la canción Circles en la que Brandon, se termino de quitar la franela que tenia puesta, dejando a relucir su esplendoroso cuerpo. En ese momento comprendí porque casi todas las mujeres se mueren por el y porque los flash aparecieron constantemente y las mujeres gritaban desesperadas. Me lo bucee por un muy buen rato, la verdad es que estaba buenísimo, sus chocolatitos eran mordibles, mire a mike y lamente que no fuese tan exhibicionista como Brandon puesto que el seguramente tiene lo suyo. Siguieron con Vitamin, Punch Drunk, Drive y mi favorita del nuevo disco Dig. Los muchachos que estaban delante de mi le hacían señas a Mike para que nos lanzara Pajuelas (Elemento para tocar las cuerdas de la guitarra, mejor conocido en México como Plumilla y en Argentina es conocido como Púa). Cuando se acababa la canción, Mike nos lanzaba varias, pero nunca me caían a mí o a los muchachos que le pedian constantemente. Mike se reía y cuando tenia la oportunidad nos seguía lanzando pajuelas pero ninguna llego a nuestras manos. Yo quería que cantaran I Miss You o Echo, son las que me gustan mas de ellos, pero son las menos conocidas y muy viejas, obviamente no las iban a tocar. “you Do Something to me that I Can’t Explain, So World I Be out of line If I Said… I miss you”. Continuaron con Pistola y The Warmth, posteriormente apagaron las luces y se dirigieron para atrás, la multitud empezó a gritar INCUBUS, INCUBUS, INCUBUS. Me imagine estar del otro lado del escenario y ser miembro de la banda que el público proclamaba con tanto deseo. Debe ser un sentimiento muy bonito, mas aun en un lugar tan lejos de casa en donde, tu música los une a pesar de que no hablen el mismo idioma. Después de proclamar su nombre a la banda que tanto nos gustaba, regresaron para cantar Sick Sad Little World y Megalomaniac, estremeciendo a toda la multitud. Yo no tenia que hacer esfuerzos de saltar porque con la presión que había, era como si me movieran a mi misma. Además, sentía que podía levantar los pies y no me caería de la presión que había entre los cuerpos. Siguieron con Are you In y cerraron el concierto con A Crow Left of The morder. Justo antes de irse, Mike nos lanzo muchísimas pajuelas, salieron manos de todas partes para intentar agarrarla, yo también me lance para intentar atraparla (cabe a destacar que nunca he sido buena atajando) y para lamentarme, no atrape ninguna, La gente se empujaba y revisaba el piso para ver si había caído alguna, pero no pudimos agarrarla y tampoco vi ninguna. Mi hermana y yo fuimos a encontrarnos con su cuñado y la novia, a lo que el me mira con unos ojos saltones el pecho y me quita algo que tenia encima. ERA UNA PAJUELA. Se la quite de las manos y le dije que era mía, resulta que todos atraparon una y por eso no tuve que caerme a golpes por ella. La observe… decía Incubus por un lado y del otro tenia la firma de mi orgasmo andante con guitarra que decía “Michael” con una carita feliz justo abajo, me sentí en la gloria. Salí y me encontré a mis amigos afuera a los cuales les mostré mi hermosa adquisición, hubo ofertas de compra, trueque, robo, pero no, yo no la cambiaba por nada, la iba a poner en un pedestal en mi cuarto. Me acosté feliz a dormir, al día siguiente tenia parcial de geometría pero sabia que con la música en mi cabeza de esa noche inigualable, iba a salir muy bien.

Yo con mi franela de Incubus

Mi Pajuela y yo. Arriba observan la pajuela de un lado que dice Michael y abajo el otro lado que dice Incubus. ¿Verdad que es bella?

Anuncios