Estoy en la recta final del semestre, ya solo quedan dos semanas de clases, dos semanas muy estresantes en donde mis ojeras van aumentando así como los callos de maqueteria y el bolsillo se va vaciando a medida que gasto dinero en material para maquetas y en el ploteo de los planos. El viernes pasado con la gran cantidad de cosas que tenia por hacer… ¡me comienza a doler la garganta!. Molesta, le formo aquel peo a mi cuerpo, fue una discusión muy fea entre ambos… COMO SE TE OCURRE ENFERMARTE A ESTAS ALTURAS DEL SEMESTREEEEE decía yo, y el me respondía.. “yo no tengo la culpa, alguien debió estornudar cerca nuestro” Considerando que ese lunes de aquel fin de semana tenia una corrección obligatoria de mi proyecto y quedando solo 2 correcciones mas, la pre-entrega final, un parcial de geometría, el examen final de geometría y el final de todo lo que habíamos luchado durante el semestre todo estudiante de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo, por lo cual sabríamos si las ojeras acumuladas en el semestre, las cortadas con el exacto y las amarguras y desgracias habrían valido la pena, la entrega final.

enferma

Me moleste por el inicio de mi enfermedad, pero tenia que agradecer que esto sucedía ahora y no en el fin de semana de la entrega final, allí si que hubiese agarrado mis cosas, esperado a que fueran as 5 pm de un viernes y me hubiese lanzado de la estación del metro de plaza Venezuela (la estación mas grande en donde hay la mayor cantidad de transferencias) haciendo que se trancara toda caracas, hasta en japón se iban a enterar de mi suicidio. Resignada empecé a trabajar, dicen que el poder mental es mejor que cualquier dolor físico así que me convencí a mi misma de que me sentía de maravilla, mientras maquetaba me llega un mensaje de mi hermana…

“Hola vane, como has estado” Ahh tan bella mi hermana que siempre se acuerda de mi aunque la pooobre tiene un atino de escribirme justo cuando estoy mas estresada y ocupada.

“hola hermana linda, bien y tu” respondo yo

“Bien, aunque te recomendaría que no vinieras próximamente a Valencia” me dice ella (Valencia es mi pueblo de donde soy y donde vive mi familia, lamentablemente allá no hay arquitectura)

Yo me quedo muy extrañada y le pregunto… “¿por que?”

“Es que hay una epidemia en la casa” me dice ella.

Hubo un flash en mi mente y me imagine al apartamento de mi pueblo natal siendo sellado por tablas tanto las puertas como las ventanas con un letrero en rojo que decía.. CUARENTENA. Mientras los hombres de mascaras para protección de cualquier agente virtual sellaban todo y se llevaban el módem del internet.

¿POR QUE SE LLEVAN EL INTERNET? Me imagine los gritos desesperados de mi hermano menor que no podría seguir descargando su anime ni jugando sus juegos on-line que tanto ama. A lo que le responden. “Nuestros estudios han detectado una infección no solo a nivel de seres humanos en el ambiente, sino además una infección internauta, hay un Windows entre ustedes”. Todos los presentes se miraron entre ellos, preguntándose quien seria el culpable de tal acto delictivo. Obviamente todos sabían la respuesta, mi tío no sabe ni prender una computadora, el pobre perro esta en coma desde hace mucho tiempo (le dicen la momia), mi hermana usa ubuntu y pon pon pooooon, el gran culpable, mi hermano menor con su Windows XP. De repente la nube de pensamientos son irrumpidos por un sonido de una voz muy agradable diciendo “You got mail” proveniente de mi teléfono Era un mensaje de mi hermana diciendo.. “Es que todos tenemos gripe y te puedes enfermar, como estas tan ocupada con la universidad, no deberías venir”

Me reí mucho al leer eso, solté la carcajada del siglo y le respondo… “ja ja ja, demasiado tarde”

Anuncios